miércoles, 19 de agosto de 2015

FRAGMENTO: Una dama entre ruinas, serie Amor y Guerra, 3 (en preparación)

Nadie, mejor. Quizás debería atrancar la puerta y quedarse allí a descansar. Todo estaba con polvo por el tiempo sin utilizar, pero no sucio. Incluso en la cama del rincón contaba con un colchón más que aceptable. Sobre todo cuando se llevaba tantas corriendo, sin dormir ni comer.
Pero allí no se sintió seguro, lo mejor, era seguir su plan, y acceder desde al refugio. Se dirigió a la cama, a los pies de esta se asentaba un arcón viejo, lo retiró no sin esfuerzo para lo habitual en él. Se recordó a sí mismo que acceder al refugio, y llegar al interior de la casa grande esa era la prioridad. Aunque notaba cómo las fuerzas le fallaban. Pero sólo dentro de él estaría verdaderamente seguro. Una vez alcanzado su objetivo, subiría a la cocina, al menos esperaba que saliese agua del grifo limpia, y que no hubiesen contado el suministro los proyectiles o porque estuviese inhabitada la casa. Eso, y un rincón con una manta para descansar unas horas. No tendría tanta suerte de encontrar dentro comida.
Metió los dedos por el disimulado cierre de la escotilla del refugio y tiró. Una escalera de gato bajaba hacia la oscuridad. Suspiró, pensando que sólo sería un túnel de apenas veinte metros recubierto de tosco ladrillo que le separaba de la tranquilidad, no tenía pérdida.
Bajó unos escalones antes de tirar sobre sí de nuevo del portalón. Sumido entonces en la oscuridad, apenas se filtraba un diminuto haz de luz por donde accedió, tanteó con cuidado cada escalón hasta llegar a pisar firme sobre el suelo. A ciegas, acarició las paredes del pasaje por las que escasamente cabía su cuerpo, incluso tuvo que caminar en unos metros agachando la cabeza para no herirse contra el techo. El pasillo subterráneo era recto y apenas olía un poco a la humedad de la tierra. Tentado estuvo de dejarse caer allí mismo y descansar. Pero no, si se durmiese podía despertar peor, y confundido, y no quería estar en completa oscuridad.
Por suerte de nuevo un diminuto destello de luz le guió los últimos metros. Apenas una rendija de claridad bajo la puerta que seguramente era el acceso al refugio. Llegó ansioso ante ella y tanteó en busca de un pomo, nada. ¿Cerradura? Tampoco.
Suspiró, profundo. Golpeó con el puño, una, dos, tres veces. Demonios, verdaderamente necesitaba un descanso, su cuerpo no daba mas de sí. Intentando reunir las fuerzas que le quedaban, se alejó apenas dos pasos de ella.
Una sola patada, y en el sitio justo. Los goznes reventaron, la puerta se abrió con estrépito, golpeándose contra la pared. Él tropezó, debilitado por el último esfuerzo, y cayó sin ninguna elegancia, hacia adelante, quedándose a cuatro patas en el vano de la puerta. Acto seguido, notó, con los ojos cerrados, el frio cañón de un arma contra su nuca, el revuelo de unas faldas, y abriendo apenas un ojo, atisbó un delicado tobillo cubierto con medias negras, y embutido en un zapatito de charol que debió conocer mejores tiempos. Una voz, suave y firme a la vez le habló desde lo alto con un acento que no reconoció.

No.Se.Mueva.
Desde luego que Kurt Dietrich no iba a moverse, no podía. Lentamente, sin darse cuenta resbaló hacia el suelo, quedando tendido, a todo lo largo que era sobre el ladrillo basto. Sintió la raspadura del barro cocido en su mandíbula a pesar de tener la barba de tres días, y el olor a polvo y humedad, mezclados con perfume de mujer que apenas había emitido un gemido al verlo caer, pero que, gracias a los cielos, no había detonado su arma.
Kurt cerró los ojos, se dejo llevar, agotado por las horas de huida, de cansancio y los días sin tomar alimento que llevaba. Kurt era un hombre fuerte, pero hasta un titán, llegaba a su límite. Quizás ya le importara muy poco el resto del mundo. En realidad, él tampoco importaba a casi nadie.
Y por unos instantes, sólo hubo paz.


11 comentarios:

  1. Uuuyyyyyy!!!! que mala eres Alexis, esto tiene una buena pintaaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo mujer, ya queda poco, quiero tenerlo en amazon ebook en noviembre.

      Eliminar
  2. muero por tenerlo en mis manos... metaforicamente hablando jajaja. Me encanta Kurt lo amo y me has dejado con ganas de más, espero con ansias a que salga.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto termine mi contrato -a final de octubre- empiezo la corrección y maquetación. Así que, Ximena, queda menos.

      Eliminar
  3. Me encanta todo lo que escribes. Cuando saldra a la venta?

    ResponderEliminar
  4. Espero tenerlo todo listo a final de noviembre, Camila.

    ResponderEliminar
  5. Hay Alexis me encanta todo lo que escribes, espero con ansias el tercer libro hasta releí los primeros dos y espero la historia de amor de Kurt.
    Me encanta toda la serie.GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga, no hay mayor placer que leer que alguien ha releído tus novelas, me has alegrado muchísimo. Gracias a ti, por escribir, y espero poder tener pronto finalizado el tercer libro de la serie, un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Cuando podremos leer la historia de Kurt.
    Esperando ansiosa.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en ello estoy, epero tenerla en un par de meses- dependiendo ya de los correctores.
      Un saludo.

      Eliminar

Bienvenid@.
Está habilitada la moderación de comentarios, no te preocupes si no aparece enseguida.